“No tengáis miedo”:

“No tengáis miedo”:

Lo dijo Jesús a sus apóstoles: “No tengáis miedo”. Lo dijo el que había de ser crucificado a otros que, en aquella hora de sus vidas, aún no sabían que iban a ser crucificados. Y hoy lo dice el Señor resucitado a quienes, celebrando la eucaristía, nos sentamos con él a la mesa de la gracia, escuchamos su palabra, hacemos memoria de su vida, de su...

Corpus

Corpus

Transustanciados A los fieles laicos, a los religiosos y a los presbíteros de la Iglesia de Tánger: PAZ Y BIEN. El domingo después de la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. En la divina Eucaristía, bajo el velo del sacramento, la fe aprendió a ver a Cristo resucitado, aprendió a reconocer su...

Santísima Trinidad:

Santísima Trinidad:

Hacía el acostumbrado camino desde el obispado al Hospital Italiano de Tánger, donde celebro cada día la Eucaristía. Hay personas con las que en ese camino me cruzo todos los días, y todos los días intercambiamos palabras o gestos de saludo. Y con las que me encuentro sólo de forma ocasional, si las miradas se cruzan, aunque nunca antes nos hayamos visto,...

Pentecostés

Pentecostés

“Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar”: En quienes se llenan de él, el Espíritu de Dios produce un efecto que puede parecer semejante al que causa en los borrachos el “espíritu del vino”: Salen de sí. Esa plenitud del Espíritu de Dios que a todos alcanza en la comunidad apostólica, es luz que a los discípulos los lleva al...

Testigos del amor

Testigos del amor

A los fieles laicos, a los religiosos y a los presbíteros de la Iglesia de Tánger: PAZ Y BIEN. Los discípulos de Jesús, hoy lo mismo que ayer, preguntamos al Señor por el mundo, por el sufrimiento de los pobres, por el cumplimiento de las esperanzas que hay en nuestros sueños: ¿Es ahora cuando nos vas a restaurar? ¿Hasta cuándo la injusticia, el odio,...

VENDREMOS A TI

VENDREMOS A TI

Lo hemos oído en los Hechos de los Apóstoles: “De muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban”. En realidad, a la ciudad de Samaria no había llegado un médico capaz de remediar toda enfermedad, ni tampoco un mago capaz de dominar con sus poderes las fuerzas del mal; a Samaria había...