Historia

emotionheader

La Iglesia católica en Marruecos

Primera implantación del Cristianismo en estas tierras.

La presencia del Cristianismo en el Norte de Africa consta ya desde finales del siglo II. Es muy probable que a la Mauritania Tingitana (la parte central y norte del actual Marruecos) llegara el anuncio del Evangelio desde la vecina Hispania romana, con la cual estaba ligada administrativamente. En el año 298 fue martirizado en Tánger el centurión Marcelo.

La extensión del Cristianismo debió de ser bastante amplia entre los beréberes autóctonos y más entre los habitantes de origen romano en la Mauritania, a juzgar por el elevado número de obispados en la región en épocas inmediatamente posteriores, como los de Tánger (Tingis), Asilah (Zilis), Ceuta (Septem), Larache (Lixus), Tetuán (Tamudensia), Salé (Salensis), etc. Se dispone de pocos datos acerca del impacto de donatistas y vándalos sobre aquellos cristianos.

Los historiadores hacen notar que, tras la instalación del Islam en el Magreb, pequeñas comunidades cristianas subsistieron hasta el siglo XIII en ciertos lugares, pese a que la jerarquía eclesiástica fue desapareciendo lentamente.

Una Iglesia al servicio de los cautivos.

En 1219, viviendo todavía San Francisco de Asís, entraron en Marruecos los primeros franciscanos. Pocos años después, en 1225, la Santa Sede nombraba obispo en las tierras bajo dominio almohade al dominico Fray Domingo. En 1226 fue nombrado obispo de Fez el franciscano Fray Agnelo.

Del siglo XIV al XVII, los misioneros españoles continuaron ejerciendo el apostolado entre los cautivos cristianos bajo la autoridad de obispos que residían normalmente en la ciudad de Sevilla, en calidad de auxiliares del arzobispo de esta capital. En 1630, el obispado de Marruecos fue reducido a la categoría de Prefectura Apostólica dependiente de Roma y fue encomendada a los franciscanos de San Diego de Andalucía, que permanecieron siempre a su servicio. A mediados del siglo XVIII, abolida la esclavitud de cristianos en Marruecos, se incrementan las pequeñas comunidades de comerciantes europeos en las ciudades de la costa.

El vicariato apostólico de Marruecos y su ulterior división.

En 1908 el Papa Pío X elevó la Prefectura Apostólica de Marruecos a Vicariato Apostólico. Fue su primer titular el arzobispo Mons. Francisco María Cervera, con sede en Tánger. En 1920, la Santa Sede nombró al P. Lucien Dané Vicario Delegado para la zona de Marruecos bajo Protectorado francés. Tres años después, Pío XI creó dos Vicariatos Apostólicos: uno con sede en Rabat, para la zona del Protectorado francés, y otro en Tánger, para la del Protectorado español y la zona internacional de Tánger. En esta ciudad continuaba Mons. Cervera, mientras que para Rabat era nombrado Mons. Colomban Dreyer, que abandonaría Marruecos en 1927. Mons. Cervera había muerto un año antes.

El sucesor de Mons. Cervera fue Mons. José María Betanzos, que ocuparía la sede de Tánger hasta 1948. Entre tanto, Mons. Henri Vielle era elegido como segundo Vicario Apostólico de Rabat en 1927 y, a su muerte en 1946, desempeñó interinamente el cargo Mons. Ludovic Peurois, auxiliar hasta entonces del obispo fallecido.

En 1947, Mons. Louis Amédée Lefèvre sucedió en Rabat a Mons. Vielle. En Tánger, Mons.Francisco Aldegunde, obispo coadjutor con derecho a sucesión de Mons. Betanzos desde 1947, ocupó el cargo de Vicario Apostólico a la muerte de éste, en 1948.

 

Las Archidiócesis de Rabat y Tánger.

Por decretos de 14 de septiembre 1955 y 14 de noviembre de 1956, el Papa Pío XII elevó respectivamente los Vicariatos Apostólicos de Rabat y Tánger a sedes arzobispales, ambas dependientes de la Santa Sede. Fueron elegidos Arzobispos los hasta entonces titulares de los suprimidos Vicariatos, Mons.Louis Amédée Lefèvre y Mons.Francisco Aldegunde.

Mons. Jean Marcel Chabbert fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Rabat en 1967 y sucedió a Mons. Lefèvre a su muerte, en 1968. En Tánger, tras la dimisión por razones de edad de Mons. Aldegunde, fue elegido y consagrado arzobispo Mons. Carlos Amigo Vallejo en 1974.

En 1982, Mons. Carlos Amigo fue trasladado a la sede arzobispal de Sevilla y Mons.Jean M. Chabbert a la de Perpignan.Ambas diócesis fueron encomendadas entonces a Mons. Chabbert (Rabat) y al P. Ramón Lourido (Tánger) en calidad de Administradores Apostólicos, hasta que en 1983 fueron elegidos y consagrados arzobispos de Rabat y de Tánger respectivamente Mons.Hubert Michon y Mons.Antonio Peteiro Freire.

Un acontecimiento especialmente importante en la historia de la Iglesia en Marruecos fue la visita del Papa Juan Pablo II a Casablanca el 19 de agosto de 1985.

El 3 de diciembre de 1999, el P. Vincent Landel fue nombrado Arzobispo coadjutor de Rabat y ordenado el 26 de febrero de 2000 en la iglesia de Notre-Dame de Lourdes en Casablanca. El 5 de mayo 2001, habiendo dimitido Mons. Hubert Michon, fue nombrado Arzobispo de Rabat.

Después de la dimisión por motivos de enfermedad de Mons. Antonio Peteiro Freire, Arzobispo de Tánger, el Padre José Seijas Torres fue nombrado el 23 de marzo 2005, Administrator Apostolico de la diócesis de Tánger. El 11 de abril 2007, Mons. Santiago Agrelo Martinez fue nombrado Arzobispo de Tánger, siendo ordenado en su catedral el 17 de junio 2007.

 

Algunos datos estadísticos.

Desde el momento de la independencia del país, la comunidad cristiana en Marruecos ha venido disminuyendo, a medida que ha ido desapareciendo la población europea. En la actualidad el número de bautizados se aproxima a los 25.000. De los cuales, unos 2500 integran la diócesis de Tánger y los demás la de Rabat.