Responsables del Movimiento de los Focolares se reúnen con el Arzobispo

“Construir relaciones de Unidad basadas en el amor recíproco

081Tánger, 5 de noviembre de 2012
Esta mañana, el sr. arzobispo, ha recibido a Nadine y a Didier, responsables del Movimiento de los Focolares para el Norte de Africa. La Obra de María, más conocida como Movimiento de los Focolares, es una Asociación nacida en el seno de la Iglesia Católica y promueve la unidad y la fraternidad universal, por lo que sobresale su fuerte vocación al ecumenismo, al diálogo interreligioso y con personas de diversas convicciones no religiosas.
082La organización fue aprobada por la Santa Sede en 1962 y en sus sucesivos desarrollos desde entonces. También ha recibido los reconocimientos de importantes instituciones cristianas no católicas como las Iglesias Ortodoxa, Anglicana y Luterana, y de representantes de otras religiones no cristianas (judíos, musulmanes, budistas, hinduistas, animistas) y de diversos organismos culturales e internacionales.
El Movimiento de los Focolares fue fundado en el año 1943 en la ciudad italiana de Trento por Chiara Lubich (1920-2008), una joven italiana estudiante de filosofía en plena Segunda Guerra Mundial. La premisa que guiaba a Chiara y a sus compañeras era, y sigue siendo, vivir la palabra del Evangelio diariamente. Su objetivo es construir un mundo unido (en el amor recíproco), tomando como referencia las palabras de Jesús: “Padre, que todos sean uno”, y basándose en la Regla de Oro, presente en prácticamente todas las religiones: “Haz a los demás lo que te gusta que a ti te hagan”, “no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan”.
El Movimiento de los Focolares, presente en la actualidad en 182 países, comprende distintos ámbitos y “ramas”: jóvenes, niños, adultos, sacerdotes, consagrados, matrimonios, en distintas áreas profesionales como educación, salud, economía, política, artes, etc.
Parte fundamental de su objetivo es impulsar el ecumenismo y el diálogo interreligioso. Precisamente en Argelia, en la ciudad de Tlemcen, se encuentra el Centro de Diálogo con musulmanes donde están Nadine y Didier o, como matizaba 083Nadine, “más que un Centro para el Diálogo es un Centro para la vida en unidad donde, respetando las diferencias como las que puede haber en cualquier familia, construimos relaciones de unidad basadas en el amor reciproco y en nuestra fe en Dios mirando a la Humanidad como una verdadera fraternidad universal.
Ha sido este encuentro de la mañana con nuestro arzobispo, fr. Santiago Agrelo, un momento para“compartir alegrías y dificultades, y siempre con la esperanza de que se desarrolle un espíritu de familia y de unidad para un acercamiento fecundo entre las diversas comunidades donde vivimos”, según palabras de Claude Gamble, focolarino en Tánger, quien los acompañó a esta visita.